Durante los días 29 y 30 de noviembre en el Club Campestre del municipio de Magangué, 317 personas representantes de entes territoriales, organizaciones de pequeños productores de los municipios de Mompox, Magangué, El Peñón, Pinillos, Salamina, Pivijay, Tenerife, Plato, El Banco, Sabanas de San Ángel y Pijiño del Carmen, que hacen parte de la región del Bajo Magdalena, al igual que organizaciones académicas, no gubernamentales nacionales y de cooperación internacional, se reunieron en el marco del Encuentro para el Desarrollo Social y la Paz Territorial del Bajo Magdalena, con el propósito de dinamizar procesos de inclusión socioeconómica desde una perspectiva de paz construida desde los territorios.

El encuentro se realizó como parte de un esfuerzo conjunto de la Unión Europea, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural – MADR, Prosperidad Social, el Cominato Internazionale per Sviluppo dei Popoli – CISP (cooperación italiana), la Corporación Actuar por Bolívar, la Fundación Evolución Caribe, la institucionalidad local y regional del Bajo Magdalena colombiano; realizado a través de acciones desde los programas Nuevos Territorios de Paz y Colombia Siembra Paz. Y que se da en respuesta a la necesidad de establecer mecanismos que integren distintos enfoques de políticas, para el alcance del desarrollo sostenible en pro de mejorar las condiciones de igualdad y supervivencia mínima para los ciudadanos, desde una mirada que busca paz territorial.

Durante el ejercicio, 112 emprendedores campesinos tuvieron la oportunidad de dar a conocer con comerciantes de la zona sus productos en la Feria Agroempresarial realizada en ese mismo escenario, logrando establecer acuerdos de comercialización tras el desarrollo de ruedas de negocios.

“…Los proyectos no son un fin en si mismos, se constituyen en una herramienta para propiciar escenarios de empoderamiento, inclusión y desarrollo de las comunidades”, apunta Luigi Grando, experto en cooperación internacional, responsable para proyectos en América Latina y el Caribe del CISP, quien disertó en el panel Desarrollo Rural y Paz Territorial, al lado de Hans Blumenthal, director de la Fundación Evolución Caribe, y Yamil Abdala, oficial de Sección de Cooperación de Delegación de la Unión Europea en Colombia.

Finalmente tras los análisis y los diálogos sostenidos, los participantes concluyen en la promulgación de la DECLARACIÓN DE MAGANGUÉ POR UN ACUERDO PARA EL DESARROLLO SOCIAL Y LA PAZ TERRITORIAL DEL BAJO MAGDALENA, con 16 líneas de propuestas para intervención y que tiene como objetivo incidir en la construcción de espacios de inclusión socioeconómica  entre comunidades, sector público y sector privado para el fortalecimiento de una agenda territorial de paz para la región.